La comodidad del “NO”

Cuando alguien te pone límites, tienes dos opciones, o luchas por derribarlos, o te amoldas y sigues de la manera que puedas. Pero, ¿que pasa cuando los límites nos los ponemos nosotros mismos?, y con límites también me refiero a actitudes y acciones que hacen que no consigas tus objetivos, como cuando nos ponemos a buscar con energía a esa persona negativa que nos va a convencer de que no hagamos nada.

Tenemos que cambiar nuestra forma de pensar, muchas veces pensamos en términos absolutos, o con premisas erróneas. Ten en cuenta que el lenguaje también influye , deja de llamar a tus objetivos IMPOSIBLES, cámbiales el nombre a DIFÍCILES, luego busca información de lo que hace falta para lograr lo que quieres, busca ejemplos de como se logró antes y muy importante, ponte metas que te supongan un pequeño desafío, pero que puedas cumplir.

Decir “No”, es fácil, solo tienes que decirlo y seguir como estás, esto lo hace la mayoría de la gente, es más, a la gente le encanta que tú compartas su opinión del “No”, porque se ponen incómodos si otros les muestran que se pueden hacer las cosas.

El decir “Si” es pisar fuera del camino de siempre, supone un esfuerzo, un trabajo por tu parte. Si te rodeas de gente que es positiva y hace cosas, al final te contagiarán esa actitud y te enriquecerás de ese entorno (más actividades, información nueva, nuevas personas que conocer).

Lo que está claro es que cada vez que dices “Si” y te desafías a ti mismo sales fortalecido, con menos miedo a volver a decir que “Si”. La vida está llena de cambios y los que son capaces de salir de su “No”, son los que van a poder aprovecharla, la empresa cambia, los amigos cambian, las parejas cambian, los hijos cambian.

“No sobrevive el más fuerte, o el más pequeño, sobrevive el que tiene la capacidad de adaptarse a lo que le rodea”

No seas ajeno a lo que te rodea, vives ahí.

 

PD: les dejo un trailer de una comedia en el que se toman al extremo lo dicho en este post