Dos estrategias

Imagen

Quieres vender tu producto, ¿Que piensas hacer?

Opción uno: Haces el negocio de siempre, pero en un sitio donde no esté explotado. 

Ejemplo: Abrir una farmacia en una gran ciudad en este momento es un mal negocio, porque los mejores lugares están adjudicados o hay saturación de oferta (5 farmacias en el mismo barrio).

Por el contrario: Si abres tu empresa en sitio sin explotar o un país emergente, será como si hubieras viajado 5 o 10 años hacia atrás en el tiempo y aún dispusieras de opciones de mercado.

Opción dos: Ofreces algo distinto al cliente.

El cliente cree que lo ha visto todo y en un principio le da igual llamar a un profesional que a otro.

Antiguamente (hasta ahora se da el caso), se competía con el precio y regalando cosas. El cliente está tan acostumbrado a esta estrategia que ya no genera un impacto significativo, por lo que tenemos que empezar a usar un enfoque distinto.

¿Cual es este enfoque? Pues movernos por el lado de la creatividad, las sensaciones, la emoción, aspectos algo más complejos, pero que pueden diferenciarnos, resaltarnos e incluso crear fidelidad.

Ejemplo: Apple, ya no es solo el producto, es una estética y un estatus.

Ejemplo 2: Red Bull, un empuje extra, romper barreras, llegar a más.